EL OBJETIVO DEL ESPIRITU

Tenemos un libro que es la Biblia y debemos leerlo y obedecerlo.

Tenemos el libro pero también disfrutamos de una relación que nos da fuerzas para seguir la palabra.

Algunas escrituras describen está refrescante, poderosa, animante relación que disfrutamos con el Espíritu, aquí comparto algunas.

Juan 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
7:39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Romanos 5:5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 15:13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

2 Corintios 3:3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.

Judas 20 Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,

Cada uno de estos pasajes comunica cuan conectado está el discípulo con el Espíritu y en cada uno nos enseña como el Espíritu esta trabajando en nuestras vidas.Sin una relación con Dios estamos destinados a volver al antiguo código escrito que era lo que pasó con la iglesia de Gálatas.

Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
8:27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Este pasaje es de gran valor pues nos recuerda que:

1-En nuestra debilidad el Espíritu no nos condena pero nos ayuda

2-El principal trabajo del Espíritu es ayudarnos a orar y tener una íntima relación con Dios

3-El principal objetivo del Espíritu es que hagamos la voluntad de Dios.Su trabajo no es que hagamos cosas grandiosas, llamativas sino que sigamos los deseos de Dios ( lo cual el Espíritu nos a revelado a través de la palabra)

Por esto que el apostol Pablo termina la carta diciendo

2 Cortintios 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros